sábado, setiembre 03, 2005

"Promociones" a Domicilio

Lima está llena de vendedores ambulantes. Vender en la calle es la alternativa para que muchos inmigrantes y desempleados se ganen la vida. Entre ellos, quienes venden a domicilio. Aunque ya no es nada usual que frecuenten los hogares ofreciendo lustradoras, otra clase de productos están tomando su lugar.
Ayer en la tarde, leía un libro junto a la ventana y escuché una voz amable y entusiasta que llamaba a la puerta de mi vecina:


-“Muy buenas tardes, tenemos un regalo para usted, para hacerse acreedora solo debe entregarme una bolsa de supermercados ‘x’ o ‘y’ ”. Mi urbanización se encuentra ubicada entre 3 supermercados distintos, uno hacia cada frente.
La vecina, algo incrédula, decidió buscar una bolsa y salir a abrir la puerta. Acto seguido, la entregó y luego la joven, recogiéndola, comenzó su discurso:


-“He venido a promocionar éste excelente masajeador (mostrándolo) para cuerpo, importado, que funciona a baterías y le garantiza el confort del que el quehacer diario la priva, relajando sus músculos y aliviando la tensión”. Yo lo vi desde la ventana y era un aparato blanco, probablemente chino, pequeño, insignificante, pero la vendedora continuó “…y lo hemos traído en un precio especial por la ‘campaña navideña’ (con varios meses de adelanto, por cierto. Si el año pasado las tiendas la iniciaron en octubre, será que éste año empieza en setiembre) de tan solo S/.10.” ¿¿¿No se trataba de un regalo???, en fin.


La vendedora debió notar en el rostro de la mujer la ausencia de interés por el objeto y ante ello agregó: “Puede adquirirlo como un regalo para su esposo, hijos o nietos.” Por fin se animaba mi vecina a decir que NO deseaba comprarle pero la vendedora continuó: “El vecino de al lado acaba de comprar cuatro, ¿cuántos desea usted?”.

¿Morena Ambulante?
Hace 2 años, cuando aún era menor de edad, intenté junto a unas amigas conseguir algún empleo que durara sólo el tiempo de vacaciones. Buscamos en los avisos del periódico y los únicos que admitían a menores eran aquellos que ofrecían asignar un stand de la ya desaparecida “Feria del Hogar”. Encerramos en círculos los avisos, nos subimos a un taxi y empezamos a recorrer las direcciones a las cuales se nos convocaba.


En todas nos decepcionamos pues no era cierto que el empleo fuera para vender en la Feria. No. Se trataba de volvernos “vendedoras ambulantes”. Pero claro, jamás mencionaban esa parte. Con esfuerzo logramos hacerles confesar que la labor consistía en “promocionar productos de alta calidad”. La ganancia dependía de cuánto vendieras, es decir, por comisión y un porcentaje insignificante de la venta.

Recuerdo que en una de las “empresas”, nos “capacitaron” desde que terminó la primera entrevista. Uno de los “gerentes” nos enseñó cómo convencer al cliente con varias artimañas como la de presionar al comprador, mintiendo sobre una supuesta compra del vecino. Salimos despavoridas.

Es cierto que el empleo es lo que pocos afortunados encuentran en éste país y eso explica en parte las altas tasas de migrantes a la capital y al extranjero. Sin embargo, nadie tiene derecho a aprovecharse de la necesidad del desempleado y tampoco de la ingenuidad del cliente.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja.. estuvo buena eso de La Morena Ambulante.??
En su tiempo yo tambien pase por algo así queriendo una empresa de 2 por medio, que venda libros. La mentira era decir que "venimos de parte del Ministerio de Educación". Grande fué la "palta" cuando tocamos a la puerta de una casa miraflorina y la esposa del dueño de casa nos recibió e hizo pasar (caminabamos en grupo de 2), a su sala y llamó a su esposo que era funcionario de dicho ministerio... lo demás ya te lo puedes imaginar...una jalada de orejas magistral por parte del esposo que no nos quedo ganas de seguir ni un minuto mas intentando vender libros....
La capacitación consistia en ponerse en casos extremos de gente que no queria comprar y como debía uno "atacar" desde diversos angulos.
Recuerdo unas frases del instructor a los inocentes futuros vendedores contando su propia experiencia para incentivarlos "luego de la venta efectuada nos fuimos a comer un pollo a la brasa, ya que tenía una venta asegurada...". Dicho esto a mas de las 8:00 pm. y con un hambre a cuestas resultaba un martirio mas que un incentivo.
Otra tactica era de que cada postulante se presentara y hablara de sus expectativas. Se ponia a un postulante ficticio que decia que su papa era "gerente" de alguna empresa importante, esto con la finalidad de "elevar" el nivel de este empleo en potencia.
Asi es Morena esto se llama EXPERIENCIA y como dice el dicho "dos veces no se castra al chancho..."
Saludos.

Anónimo dijo...

Hay una pelicula peruana "Cuentos Inmorales" acerca de este tema. Muy buena, de Francisco Lombardi

Taylor de la Cruz dijo...

Creo que de una u otra forma los jóvenes de clase C y D hemos pasado por esta situción. Yo también fui engañado por una supuesta empresa internacional que expendía productos en un hipermercado, en realidad les creí, nos capacitaron: "ahora vamos a trabajar", nos dijeron. Grande fue mi sorpresa teníamos que ir de puerta en puerta ofreciendo flautas y plumones. yo indignado por las mentiras dejé inmediatamente ese seudotrabajo.

Morena dijo...

Sí, taylor, esos empleos están dirigidos a jóvenes de las clases más bajas. A jóvenes porque necesitan la energía para caminar muchas horas y de las clases más bajas porque están dispuestos a no ganar casi nada por su trabajo.

Angel Castillo Fernández dijo...

Siento una impotencia terrible cuando veo a esos muchachos que con su corbatita intentan venderte cuanta cosa el ingenio criollo puede inventar. A veces nuestro país duele, ¿no?

Morena dijo...

Exactamente, mi estimado Angel. Éste país nos duele a todos porque es nuestro y porque al final esos muchachos de corbatita también somos nosotros.

Juan Arellano dijo...

Post seleccionado para la sección de recomendados de BlogsPerú.

Ernesto dijo...

Muy bueno, yo si llegue a trabajar en la Feria del Hogar y me gusto : http://fisica3.blogspot.com/2005/08/hace-10-aos-la-llama-te-llamaba-y-el.html , felizmente nunca me vi en la situacion de trabajar en venta ambulante y si... me da pena como hay quien abusa de la necesidad de la gente... el mercado que le dicen.
Y hablando de seudo chambas.... revisa el site de el Pendrejo que ha hecho un mini investigacion que vale la pena revisar:
http://pendrejo.blogspot.com

MaTT dijo...

JAJAJA, me hizo acordar a cuando trabajé en lo mismo.

No somos pocos los que caímos en eso cuando éramos menores de edad. Excelente post.