viernes, enero 12, 2007

Hildebrandt ya está viejo

Hoy Cesar Hildebrandt publicó en su columna habitual del diario La Primera una reseña de su infeliz experiencia en Friday's
Una música espantosa nos recibe apenas cruzamos el umbral. No es música: es un tamtam primordial a 200 decibelios por tímpano. Pienso que los oídos me supurarán si sigo oyéndola. Le digo a la camarera que, por favor, la bajen un poco. Me lo promete.
(...)
El tamtam no es nada a la hora de los cumpleaños. Y nos advierten que hay dos. Por cada uno sufriremos como chinos desafectos los gritos salvajes, los silbidos con el dedo índice doblado entre los labios, los cacerolazos de las camareras y los camareros que celebran el happy birthday.
Al Friday's se va a ser feliz, a reír, a pasarla como en viernes por la noche, a celebrar un cumpleaños. El volumen de la música (y el tamtam) es en buena parte responsable del ambiente, de que la gente mantenga el ánimo arriba, de propiciar nuevos brindis. ¿Qué música escuchaba Hildebrandt cuando joven?
Nos sentamos mientras camareros y camareras pasan con sus uniformes rojos y sus sombreros para todos los gustos: tricornios, panamás, boinas, gorras, sombreros de ala ancha, de arlequines, de relojeros locos. Sus tirantes parecen metálicos de tantos pines que llevan: ¿los habrá condecorado Mario Poggi?
Yo me he entretenido mucho observando los pines en los tirantes de un camarero y me parece imprescindible el buen humor y la calidez de la gente que atiende en Friday's. Todos esos sombreros y colores que les asemeja a arlequines o bufones reafirman la idea de que están allí para hacerte reír, para servirte y hacerte feliz.
Todos parecen adiestrados para hacer el mundo más hostil, más invivible, más oligofrénico. Todos tienen entre 18 y 25 años y parecen (o son) felices con lo que hacen.
(...)
Aparentemente Hildebrandt se sintió desubicado o fuera de lugar. Pasada cierta edad la gente mayor ya no recuerda que sus abuelos no comprendían sus modas, su música y formas de diversión. Reconozco que probablemente algún día experimentaré el mismo síndrome. Pronto cumpliré 21 y por ahora me gusta asistir a sitios como Friday's. A veces me junto con gente que me lleva más de una década y aún disfruta lo mismo que yo. ¿En qué momento de la vida uno deja de adaptarse?

Supongo que el tema del ruido es generalizado pues los abuelos suelen pedir que les bajen el volumen. Y si no estaba abierto algún local orientado a sus preferencias generacionales debe ser porque a la hora de la trasnoche en que Cesar Hildebrandt salió del cine, la gente de su edad ya está durmiendo.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

China, dejate de vainas, en el F. ponen un volumen insoportable. y LO HACEN PARA QUE TE SATURES Y NO TE QUEDES MUCHO RATO. Es imposible llevar una charla normal ahi.Si fuera discoteca lo entenderia. Ahora que si te gusta hablar a gritos mientras te empujas una ensalada, es cuestion de gustos.

Anónimo dijo...

Me parece que tu comentario fue muy ligero frente a una sensata opinión. Sería bueno que precises porque consideras "viejo" a Hildebrandt al dar su punto de vista sobre el F. De lo contrario, te nos vas a caer Morena.. No vaya a ser que tus ligerezas nos saturen como la música del F y tengamos que dejar de venir a tu blog.

Monica Sánchez dijo...

Lo que denuncia el Señor Hildebrant es algo que todos hemos sufrido alguna vez. Te invito a ver el punto de vista de una "joven" sobre lo que me pasó en el F. http://centraldequejas.blogspot.com/

Fer dijo...

Es naturaleza de la juventud ser insolente. Pero hay insolencias inteligentes y otras que no lo son..

Carlos A Quiroz dijo...

Morena, entiendo tu opinion al asociar la bulla con la alegria. Pero generalmente la comida debe estar acompanada de tranquilidad, sobretodo si estas con buena compania. La bulla no es para jovenes solamente, he visto viejos bulleros y jovenes amantes de la calma (y me incluyo aunque ya estoy en mis 30's). Acerca de tu comentario, es cierto que Hildebrant esta viejo, pero la vejez no deberia ser simbolo de decadencia sino de sabiduria, al menos el periodista limeno tiene mi admiracion.

Centurion dijo...

Evidentemente la musica estridente nos molesta un poco a todos (niños, jovenes, viejos), pero por lo demas pareciera que el Sr. Hildebrandt no disfruto para nada su estancia alli.

Las veces que he ido la he pasado bien, y para ser sincero esas veces la musica no estaba TAN alta.

Morena dijo...

anónimo de la 1:51 PM:
Tú lo has dicho, es cuestión de gustos.

anónimo de las 2:52PM:
Has leído mi post??? y a este blog se llega haciendo clicks voluntarios. Si un día dejas de venir, te extrañaremos, pero la vida continúa.

monica sánchez:
Leí tu post, tuviste muy mala suerte ese día pero no todos los meseros son tan burros. A mi siempre me ha ido muy bien en Friday's. Aquí está el comentario que dejé en tu blog: http://www.blogger.com/comment.g?blogID=31867140&postID=5708996710967901862&isPopup=true

Carlos Quiroz:
Nadie ha hablado de decadencia. Es solo que a cierta edad uno/a ya no se conecta igual con ciertas tendencias.

Bruno:
Claro, la música no siempre es tan estridente. A mi no me ha pasado.

Y así como Hildebrandt tiene todo el derecho de decir que no le gustó Friday's otros podemos decir lo contrario.

Morena dijo...

Bruno=Centurion :)

Anónimo dijo...

Hildebrandt tiene malas experiencias en restaurants despues del papelón que hizo el año pasado en el Vivaldi de San Isidro y lo sacaron a empellones.

Desde ahi quedó resentido con los restaurants, porque el es resentido hacia todo y todos.

- un testigo anónimo del Vivaldi

Anónimo dijo...

A propósito de desubicados... Algun día llegarás a escribir siquiera con el 1% del talento de Hildebrandt???
Consejo: piensa en estudiar una cosa más rentable que periodismo... mira que tus papitos no te van a dar toda la vida propinita para ir al Friday's...

Pdta: ojalá publiques este comment.

Anónimo dijo...

Hola, veo que nadie ha visto el angulo inteligente de una columna como el de Hildebrandt hablando "mal" de Friday.
Que hago si yo quiero publicitar a un restaurant... pues creo polémica alrededor de ella... habrá buena cantidad de "curiosos" que querrán "comprobar" si realmente es así...
Pisamos el palito..??, publicidad "gratis".??..ummmm

Anónimo dijo...

Lo sacaron a empujones del Vivaldi? Pero cuanta bien , cuenta todo!!!!!!!!!!!! Como, cuando, por que, con quien, detalles , todo.

A propo. El chato se quejo del ruidoso local, que ademas fue bastante humoristico, y tu comentario es tildarlo de viejo, como los abuelos etc, etc...Eso no es un argumento. Para la proxima que no te guste algo por determinada razon, te dire que eso te pasa por ser mujer, cachetona y salir gorda en las fotos. No hay pierde con esas razones.

El anonimo de la 1.51 :)

ocraM dijo...

pues yo también debo estar recontra viejo, porque me he identificado y reido mucho con la columna de H.

el F es deprimentemente ridículo, pero sirve buenos tragos (aunque una vez me sirvieron uno que tenía un plástico filudo dentro). yo trato de no ir, pero siempre algún contertulio se las arregla para llevarme a ese lugar sitiado por sombreritos infernales.

por cierto, una vez vi allí a Iván Thays. je.

atormentado dijo...

Bueno, ya tenia en mente mi comentario para este post pero al leer todos los demas ya se me olvido como iba a empezar el mio. :P
En realidad solo iba a decir "soy un viejo de 32". yo solo una vez fui al F. y no comente con quienes fui lo molesta que me parecia la musica porque pense que iba a ser el unico marciano al que le molestaba el ruido. solo eso. la alegria y variopinta indumentaria de los chicos me parecia original y no me molestaba para nada.

Pienso tambien que si uno va a comer a un lugar es para hacerlo con tranquilidad y poder conversar sin elevar tanto la voz.

Ahora derepente el señor Hildebrant seria mas feliz tomandose un tecito en el Haiti.
Yo prefiero la musica a todo volumen cuando me quito bailar.

y con respecto a quien escribio por alli acerca de "crear" polemica sobre un lugar para asi hacerle publicidad, pues me hizo recordar a un post que lei por alli en otro blog acerca del restaurant "el rincon que no conoces" en el cual hasta el dueño del local escribio un par de comments en ese post aclarandole unas cuantas cosas al dueño del blog.

lo encontre. este es el post al que me refiero.

http://elblogdebanz.blogspot.com/2006/03/el-rincn-que-no-conoces-ni-deberas.html

Morena dijo...

ocram:
Como decía antes, cuestión de gustos.
Por lo que veo yo siempre tengo buena suerte, nunca me ha tocado plásticos filudos, clips o trapitos en ningún sitio. Al menos no lo recuerdo.

atormentado:
Mmm... ayer consulté a un amigo sobre el tema, se quejó de que servían muy poca comida y es verdad. A pesar de lo que cobran, puedes quedarte con hambre.

Yo también hubiera mandado a H. al Haiti pero creo que a esas horas ya está cerrado. En el Haiti tampoco es que se calladiiiito. El murmullo de la gente también obliga a levantar un poo la voz, pero al menos hubiera estado lejos del tamtam.

Lo del "Rincón que no conoces" ya lo había leído, yo conozco a Banz, el autor del post. La verdad se me han quitado las ganas de conocer ese rincón. Pero iré un día para chequear. Entiendo que los restaurants tienen sus días malos Pero después de tan mala impresión como la que se llevó Banz, es difícil que alguien quiera dar una segunda oportunidad.

Anónimo dijo...

Morena, te sales por la tangente. Aún no has fundamento la razones por las que Hildebrandt "es viejo" por no gustarle el F. No sólo demuestras insolencia en tus post, sino intolerancia en tus comentarios. Cuidado que el piso duele!!.

Anónimo dijo...

esa morena es una atrevida! se mete con el chato, fuira de aca!

Morena dijo...

Le están echando demasiada carga negativa a lo de estar viejo, chicos.

Luego de leer sus comentarios estube checkeando google y miren lo que encontré! unos viejitos agresivos
con gente que hacía mucho ruido. Uno es apuñalador:

http://www.ruidos.org/prensa/2006jul/060719_Comercio.html

y el otro se arrebató con un hacha:

http://www.ruidos.org/prensa/2004abr/040414_Provincias.html


Bueno, hablando en serio, luego de leer sus comentarios creo que más que una cuestión generacional
es una cuestión de gustos. Yo sí le entro al juego del Friday's con sus arlequines y su tamtam.
Quiero decir que la aversión a la música con volumen elevado o la felicidad artificial que el
ambiente de sitios como F. recrea no es lo que te hace viejo, aunque usualmente esta aversión
sea común entre los abuelitos.

Colorín colorado...

Morena dijo...

"estuVe" sorry es que están juntitas en el teclado "vb" XD

Javier dijo...

Dice don Cesar Miró que hay dos tipos de viejos, los viejos Jóvenes y los viejos de "M" *bueno, no dice de M pero no me sale la palabrita de golpe aqui en el Blog además de mi amigaza.

Totalmente de acuerdo con que se pierde la juventud al volverse "cascarabias". Creo que es justamente eso lo que te hace viejo. La edad nunca! *que me lo digan a mi que ya voy por encima de los 35 :)

Te vuelves viejo cuando dices que la musica suena a 200 cuando eso es imposible de sostener. Cuando exageras el malestar, cuando te duele más de lo que verdaderamente te duele. Pero te quejas para quejarte, así con ganas de doler y remorder. Como quien quiere que lo sientan dolido ya cansino.

Te vuelves viejo cuando hasta una celebración de cumpleaños no puedes aguantar. Cuando te sobreduele el festejo de lo ajeno, cuando te fijas en dos dedos chiflando en vez de la alegría del homenajeado. Te vuelves viejo cuando pierdes la simple felicidad.

Te vuelves viejo cuando desesperadamente buscas "comfort": hasta en un lugar juvenil donde los colores, los gorros, las bebidas y la nocturna te hacen presagiar que la cosa es con bulla y con cacerolazo.

Te vuelves viejo cuando exageras y alucinas por ejemplo que hay gente entrenada en un restaurantito de miraflores parte de una cadena gringa para hacer el mundo más hostil.

No quiero ser viejo.. espero no serlo nunca. Osea, viejo de "M" porque viejo joven sí quiero ser :)

Anónimo dijo...

No sé xq tanto drama ... simplemente sabes que en Friday`s hacen bulla y tienen todo este estilo... si no te gusta vete al Haiti u otro lugar ... si sabes como es y vas, dos cosas o te gusta quejarte o no aprendes la lección, simple como eso

Jol dijo...

ja! Es difícil. Cada quien muestra una opinión con algunos respaldos experimentales, pero es insuficiente. Nada más nos queda esperar a ser más viejos (...)